Cerro El Toro: La muerte de ocho mineros no debe quedar impune

Después de dos años, las familias de ocho mineros que perdieron la vida por inhalar gases tóxicos al interior de una labor ilegal en el cerro El Toro, Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión, aún esperan justicia.

El caso conmocionó a la población que exigió que estas muertes, registradas en el 2019, no queden en la impunidad como suele ocurrir en esta zona, debido a que los silencios son comprados por las mafias que operan en esta parte de la sierra de La Libertad.

Es así que investigaciones correspondientes no fueron detenidas y la Fiscalía emitió acusación por homicidio en contra de los presuntos responsables: el pastor Osvaldo Alva Polo y de su socio Luis Reyes Ríos. Sus oraciones no lo salvaron de la investigación y posterior acusación por homicidio.

La Fiscalía ha considerado que existen sólidos medios de prueba en contra de Alva Polo y Reyes Ríos. Por eso formalizó la acusación por la comisión del delito de homicidio ante el Juzgado de Investigación Preparatoria de Huamachuco, a cargo de la Juez Titular Silvia Mercedes Sánchez Haro.

La juez tendrá la responsabilidad de conducir la etapa intermedia, sanear el proceso y disponer si el caso amerita ir a juicio oral, instancia donde se decidirá finalmente su destino. La magistrada ya fijó fecha para la audiencia de control de la acusación para el viernes 11 de junio a las 10:30 a. m.

Como se recuerda, el Juzgado de Investigación Preparatoria de Huamachuco dispuso el embargo, en forma de inscripción, sobre las propiedades del pastor por la muerte de cuatro de las víctimas. El evangélico ha visto en peligro sus posesiones en Huamachuco y en la ciudad de Trujillo. En esa ciudad es dueño del colegio Eiffel Schools y de una empresa de transportes llamada el Agape.

Asimismo, la Gerencia Regional de Energía y Minas de La Libertad ordenó la inmediata paralización en las labores ilegales de Alva Polo por presuntamente no respetar protocolos ambientales, sanitarios y de seguridad ocupacional.

Los pobladores no descartan que el hombre religioso para salvar su responsabilidad pretendió convertirse en agente municipal de Shiracmaca para presuntamente victimizarse y politizar el proceso, precisamente porque se trata del delito de homicidio.

Alva Polo, acompañado de otro gran minero ilegal de la zona, Jorge Espejo Moreno, intentó ser nombrado agente municipal en dicho caserío, apoyado por sus voceros: Ahmed Sánchez Ballena, “Chasqui”, y de Delmer Alva Ballena. Si bien logró la mayoría de votos, la Municipalidad Provincial de Sánchez Carrión desaprobó su nombramiento porque no vive en el mencionado caserío y por el proceso de homicidio que enfrenta en la actualidad.

La intención de los mineros ilegales de Huamachuco es seguir expandiéndose en la zona. Y la prueba es La Minita SAC. Una nueva planta procesadora de mineral que está a unos metros de la laguna de Sausacocha, propiedad Guillermo Gonzales, quien es cuñado de Alva Polo. Al hombre de Dios también se le vincula de ser presuntamente socio de esta nueva planta. La población que vive en la localidad turística ha rechazado cualquier actividad minera en esta área reservada.

Caso emblemático

Es la primera vez que la Fiscalía Provincial Mixta de Sánchez Carrión acusa formalmente a un minero ilegal por homicidio. Lo usual, durante años, ante estos mismos hechos, suelen comprar el silencio de los deudos de las víctimas por una tarifa de S/. 20,000.00 soles y así lograr impunidad absoluta.

Este caso contra Oswaldo Alva Polo es emblemático y pondrá a prueba el sistema de justicia. Para los comuneros de la zona, este sujeto el rostro visible de la impunidad, del abuso y robo sistemático de mineral que le dio una gran fortuna a costa de muerte y contaminación ambiental. Esta vez el pastor y su socio no pudieron comprar el silencio de los familiares de las víctimas que murieron asfixiados en el socavón. Todos piden justicia.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.