Sedalib advierte: desalojo de lagunas provocaría daño a la salud pública

La decisión del juez del Quinto Juzgado de Trujillo desalojar las lagunas de oxidación, que por décadas están al servicio de amplios sectores de la población, provocaría un daño a salud pública, expresaron funcionarios de la empresa de Servicio de Agua y Alcantarillado de La Libertad (Sedalib).

Las lagunas de oxidación de Valdivia se encuentran ubicadas en el Lote 18 Sector El Trópico del predio de La Esperanza – Lote 18-D, en donde la empresa recepciona las aguas servidas de una parte de la ciudad para su respectivo tratamiento y disposición.

La empresa OLARAS E.I.R.L., representado por su gerente OMAR KIVEN LARA SÁNCHEZ, interpone proceso de desalojo solicitando desocupemos, pues señalan que han comprado dicho terreno de su propietario Distribuidora y Comercializadora Pacifico S.A.C. el 04/09/2015, cuya propiedad estaría inscrito en la Partida N° 11265661 del Registro de Predios de registros Públicos, contando con 5.5462 hectáreas.

Señala el demandante que ocupamos dicha extensión de terreno sin contar con título alguno, sin embargo, SEDALIB MANTIENE LA CESIÓN EN USO EN MÉRITO AL CONVENIO MARCO DE COOPERACIÓN INTERINSTITUCIONAL ENTRE EL CONSEJO TRANSITORIO DE ADMINISTRACIÓN REGIONAL LA LIBERTAD, LA EMPRESA DE SERVICIOS DE AGUA POTABLE Y ALCANTARILLADO DE LA LIBERTAD Y LA ORGANIZACIÓN GUBERNAMENTAL NORPROJECT, por lo que el CTAR (ahora Gobierno Regional La Libertad) tendría la titularidad de dichas extensiones de terreno.

TRAMITE DEL PROCESO

Notificada la demanda, se procedió a efectuar la defensa del caso sosteniendo que dicho terreno había sido cedido a SEDALIB S.A. para un fin público, como lo es el tratamiento de aguas servidas, y que los involucrados serían el Gobierno Regional La Libertad (CTAR), sin embargo, se ha obtenido sentencia desfavorable, ordenándose el lanzamiento de SEDALIB S.A. de dichos terrenos el día 27/07/2021 a horas 08:10am, causando un claro perjuicio social, pues los desfogues y vertimientos de alcantarillado ya no podrán tener como destino a dichas lagunas, pudiendo ocasionar un colapso sanitario en el distrito de La Esperanza, siendo este un atentado contra la salud pública.

Se ha solicitado la dilación de este lanzamiento a efectos de que la empresa redireccione el destino de dichas aguas servidas a fin de no dejar desabastecido el servicio de tratamiento de aguas servidas.
Este pedido fue denegado por el Juez de la causa, por lo que se procederá al lanzamiento de las instalaciones de las lagunas de Valdivia.

La empresa no contaba con título de propiedad, lo que sí contaba la demandante, sin embargo, resulta cuestionable que la empresa que vendió este terreno a la ahora demandante Olaras EIRL se haya hecho propietario de terrenos cuyo titular era el CTAR (ahora Gobierno Regional La Libertad)
Se espera que esta decisión judicial no cause daño a la salud pública, más allá de ser cuestionable, aun cuando se respetará y cumplirá en los términos legales.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.